La semana del Limbo, revisited

Me remito a una entrada del Blog que escribí en diciembre de 2010, cuando mi vida todavía no era lo que es ahora, pero seguía siendo del modo en que era (y que ya no es). Ni para mejor, ni para peor, sólo cambió. Y no voy a explayarme sobre ese tema ahora, sólo les dejo el link para que se entienda por qué me gusta tanto la semana entre el 24 de diciembre y el 1° de enero.

Es como si entre la celebración de la Navidad o de Hanukkah y el comienzo del Año Nuevo flotara la buena onda entre las personas (al menos entre la mayoría) y de repente se convierten en los días de "la última oportunidad". Además, este año se le suma la locura colectiva de la predicción de los mayas sobre el fin del mundo, que impulsa a animarse a decir y hacer las cosas con una pulsión de vida que convierte en valientes a los más torpes y débiles.

Según los mayas, el 21 de diciembre de 2012 se termina el mundo. Cesarán la vida en el planeta Tierra, la era en la que vivimos y el universo tal como lo conocemos (aunque no sabemos nada de él). Al parecer, estamos a escasas horas de completar un ciclo solar de 5200 años, aunque no tengamos un registro confiable de lo que pasó en América hace tres siglos.

Bueno, la cosa es que el 24 de diciembre empieza una nueva Semana del Limbo, si es que seguimos usando el calendario gregoriano después del viernes 21/12. Y, qué se yo, a mí me gusta la idea de ponerle onda al fin de año, que además es el principio de un nuevo año porque desde la NASA ya avisaron que no se acaba el mundo nada.

¿Quién sabe? Quizás no se termina la vida en la Tierra pero sí cambia la energía que proyectamos al mundo que nos rodea.

2 comentarios:

sergio castaño peña dijo...

ei! he visto algunos de tus posts y me encantan! espero que podamos seguirnos asi seguimos en contacto y vemos al momento nuestros nuevos posts!
te deseo lo mejor parea este 2013!

mil besos
www.malesclutch.blogspot.com
Sergio,

Antonia Cossio dijo...

Hola, Sergio! Muchas gracias, sigamos leyéndonos! Saludos!