Aquí Laura Aceto, nuevamente irrumpiendo en el mundo de Mafalda Chan para traerles más sabiduría ovárica

Aquí Laura Aceto, la mina más hinchapelotas y dolordehuevos que tu (casi ex) novio pueda haber conocido en la vida. A mí me venís a contar las cagadas cuando ya se las mandó él, o vos… pero seguro que a él le pican las orejas después de que nosotras hablamos.

Debido a los avatares cibernéticos del destino caí en un sitio, sistemadelmachoalfa.com (a ver cuántos van a su buscador para chequearlo), donde se promocionaba el libro Cómo recuperar a tu mujer en 30 días o menos, o algo parecido, escrito por un pseudo pichón de gurú, "John Alexander".

Al parecer, por el módico precio de 29.95 dólares cualquiera hijo del vecino podría recuperar a la hija de Doña Rosa, o a Doña Rosa misma llegado el caso. Así, este “best seller secreto” venía a reemplazar las clases de capacitación impartidas por Alexander por (decir con voz de locutor de venta directa) sólo 800 dólares la hora.

En realidad, el mensaje prometía “’automáticamente recuperar a tu mujer (aunque ella te haya dicho que no la llames nunca más)’”. (¿Un manual del cargoso?) “Puedes hacerlo en menos de sólo 30 días”, perjuraba la cartita de amor al ego masculino, “y este sistema funciona”, aseguraba –y acá está el gran gancho marketinero- “no importa cuán complicada sea tu situación... no importa hasta dónde hayas metido la pata... y ¡hasta si ahora ella está saliendo con otro tipo!”… hasta ahora, era digno del manual de Phillip Kotler.

El autor explicaba que su “plan” tenía como objetivo convertir a la señorita de “ex novia cerrada de decir ‘Necesito tiempo’” a una “novia cachonda que te ruega que le hagas el amor una y otra vez”. Repito que se trataba de un libro, no de uno de esos spams de viagra.

Acto seguido, me tomé la libertad de responder el mail donde hacía algunas preguntas que, estoy segura, estaban dirigidas a terminar de decidir al macho enclenque, por ejemplo:

¿No será lindo cuando tu novia se dé cuenta de lo que perdió y vuelva arrastrándose hacia ti? Eso te gustaría, desgraciado. Sos un sádico si eso te gusta, un infeliz si lo lográs comprando un manual para hacerlo, y encima te vas a aburrir de que te den siempre la razón, y después la vas a dejar a la chica, y ella va a comprar un libro para recuperarte y al final del cuento, el sapo quedará sapo, la princesa quedará sola y los autores de manuales de conquista quedarán ricos.

¿Cuánta diferencia hará en tu vida cuando le muevas el piso, y no sólo todo vuelva a la normalidad, sino que la relación esté funcionando mejor que antes? Si volvieron alegráte con lo que tenés, estás en capilla, idiota. Y quemá ese librito que te compraste, porque si lo encuentra…

Me gustaría que te imagines por un segundo que tu ex novia te llama. Dice, “Lamento lo que estuvo pasando últimamente. Pienso en ti día y noche y quiero que vuelvas”. ¿Puedes imaginarte cuán excelente será eso? ¿Puedes? ¿Puedes dejar de tocarte las partes íntimas -y acaso desérticas- mientras te lo imaginas? ¿Puedes? No, por eso comprarías este manual, porque sos incapaz de dejarte tranquilo la lombriz …

1 comentario:

Nadie Nunca Nada dijo...

me enteré de este libro...
me mandó la publicidad una amiga...
pero no lo compré...
¡en serio que no lo compré!
Saludos.-